Carta a Ewan

(Ushuaia, 24 de Diciembre de 2017)

Todavía todo está muy fresco, bebé, todavía todo está por ser y sin embargo ya nada será lo mismo, pero esta vez es en serio. Estoy viviendo los primeros desvelos de los enésimos que me esperan. Y mientras te miro de reojo teñido de azul escribo estas líneas que quizás en un futuro leas. No te pido que me comprendas, yo también soy joven, yo también fui y soy un niño. Ewan, el mundo es increíble y aunque probé mil opciones, las únicas fuerzas transformadoras son el amor y la intuición. Si no crees en ellas andarás “buscando un camino” y te perderás las señales que te llevaran a vos. El camino, tu camino y mi camino no existen, son solo una metáfora que busca darle linealidad a algo que no es lineal y es función de otras variables. El tiempo y el espacio son todo y por lo que dicen las observaciones están relacionados, somos y no somos a la vez. Hijo, hoy estamos quebrando la linealidad, porque vos lees estas lineas quizás con 11, 12 ó 30 años y yo las escribo con 32 años, desvelado, esperando que descanses vos y mamá y que mañana nos den el alta para comer turrón y Mantecol en lo de tu tía, con tus abuelos y primos. ¡Vino tu abuelo desde Zapala para conocerte y pasar las fiestas con nosotros!

Como será el universo que en la cama de al lado está Ariel, una especie de sobrino mío muy querido que tiene su hija internada. Si no hubiera sido porque vos tenés la bilirrubina alta yo no hubiera visto a mi primo (al que no veía hace años). Todo se acomoda en el mundo por algo, todo lo tenés que significar y no caer en frustraciones. Si, es 24 de Diciembre de 2017 y vos tenés 9 días desde que se te ocurrió nacer ¿Te das cuenta como “el camino” que nos venden miles de libros es una mentira? Existe el universo, existe tu ser, existen los que te rodean y está en vos ir buscando las débiles señales que te marquen para donde arrancar. A medida que pase el tiempo te darás cuenta que ver esos carteles era mas fácil de lo que parecía y en el medio te vas a enamorar, desenamorar, equivocar mil veces, tendrás euforia, bajón… Con mamá no podemos evitarlo y aunque se nos diera la oportunidad no lo haríamos porque de eso se trata vivir. Estamos hechos de pedacitos de todo lo que vivimos y eso te va a permitir ser quien realmente sos. Alejate de los “Vendedores de caminos y mapas”, pero jamás te apartes de vos, aún cuando estés perdido, no dejes de escuchar tu voz interna. No seas individualista, siempre “La Patria es el otro”, la solidaridad es hermana del amor y donde hay alguien que te necesite ahí tenés que estar, sin pedir nada a cambio. Todos nos necesitamos hombro con hombro para hacer un mundo mejor, para hacerle trizas los planes a todos estos forros que nos quieren esclavos y sin sueños. Y reíte mucho, reíte en situaciones difíciles y aunque la contengas no es malo que se te escape en situaciones serias. La risa y el amor llevalos como estandarte, que nadie te los robe.

Compartir el pan y las ideas es bueno. Robá ideas, modificalas y construí tu mundo con ellas. Lo único que nace de la avaricia (intelectual, afectiva y material) son sistemas mezquinos que los defienden viejas con el ceño fruncido y tipos avarientos a los que no les alcanza una vida para gastar su fortuna. Soñar es un acto revolucionario y no hay que dejar de hacerlo por mas que te digan “Sé realista”, “Eso es imposible” o pelotudeces parecidas. El límite a tus capacidades y anhelos lo ponés vos.
No quiero robarte mas tiempo, no quiero que estas líneas sean como las máximas de San Martín y que las pongas en un cuadrito para que las sigas a rajatabla. Ya sabés lo que pienso de los de “vendedores de caminos y mapas”… Yo viví así y me nació escribirte esto mientras te miraba bajo esa luz azulada y con ese antifaz que odias(odiamos) con todo tu ser.

Hölderin decía “Que así el hombre cumpla lo que de niño prometió” ¿Vos qué te prometiste de niño?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *